Hemorroides durante el embarazo

Las hemorroides -o venas varicosas en el recto- pueden causar picazón, incomodidad e incluso pueden doler. Por desgracia, las hemorroides durante el embarazo son comunes. Las hemorroides pueden aparecer normalmente durante el tercer trimestre del embarazo. Se notan como pequeños bultos e incluso pueden sangrar causando dolor. Descubre todo lo que tienes que saber sobre las hemorroides durante el embarazo.

El estreñimiento habitual en esta época del embarazo puede agravar e incluso causar las hemorroides

El estreñimiento habitual en esta época del embarazo puede agravar e incluso causar las hemorroides

Causas de las hemorroides durante el embarazo

El útero durante el embarazo se hace grande para albergar la nueva vida que está creciendo en su interior. Será alrededor de la semana 25 de gestación cuando aumenta aún más el flujo sanguíneo hacia la zona de la pelvis y puede hacer que las venas en la

pared del recto comiencen a hincharse apareciendo algunas protuberancias y picazón.

El estreñimiento habitual en esta época del embarazo puede agravar e incluso causar las hemorroides (cuando salen las heces duras, el esfuerzo para poder hacer de vientre puede ejercer mucha presión sobre las venas en el área rectal y hacer que se hinchen y que se abulten aún más).

Las hemorroides también pueden aparecer después del parto como resultado de empujar para que el bebé pueda nacer a través del canal vaginal. Las buenas noticias es que en ocasiones, estas hemorroides que aparecen durante el embarazo o durante el parto, con el tiempo pueden desaparecer.

Qué puedes hacer para tratar las hemorroides durante el embarazo

Existen algunos consejos y tratamientos que puedes seguir para poder tratar las hemorroides durante el embarazo y así, mejorar tu calidad de vida.

– Dieta equilibrada. Lo primero que tienes que hacer es tener unas deposiciones que no sean duras evitando el estreñimiento. Esto puedes conseguirlo con una dieta equilibrada rica en fibra y bebiendo mucha agua diariamente.

– Ejercicios de Kegel. Los ejercicios de Kegel además de fortalecer tu suelo pélvico y prepararte para el parto, también pueden ayudar a prevenir las hemorroides gracias a la circulación de la zona.

– Duerme de lado. Si duermes de lado podrás reducir la presión sobre las hemorroides. Lo ideal durante el tercer trimestre es dormir sobre tu lado izquierdo, así estarás más a gusto y además podrás aliviar la presión sobre las venas rectales.

– Di no a una vida sedentaria. Necesitas moverte por lo que no estés sentada durante muchas horas. Puedes caminar cinco minutos cada hora para mejorar la circulación de la zona. Además, si tu médico te lo permite puedes hacer ejercicios para embarazadas.

Para muchas mujeres, las hemorroides desaparecen después del partoPara muchas mujeres, las hemorroides desaparecen después del parto

– Mantén la zona limpia. Usa agua tibia y papel higiénico con dos capas para limpiar la zona después de haber hecho de vientre. No limpies con fuerza o te irritarás. Puedes utilizar también toallitas si el papel higiénico es demasiado duro para estos momentos tan sensibles.

– Agua caliente o bolsas de hielo. Puedes tomar un baño de unos 15 minutos con agua caliente. Esto te ayudará a reducir el dolor y el malestar. La otra cara de la moneda también te puede aliviar. Puedes usar bolsitas de hielo para calmar el ardor de las hemorroides.

– Tratamientos para hemorroides. Habla con tu médico para que te envíe algún tratamiento adecuado para embarazadas con hemorroides. Tu médico te podrá recomendar algún laxante o crema tópica para aliviar el picor y el dolor que sientes ahora mismo.

Si estas sugerencias no te ayudan o tus hemorroides empeoran o comienzan a sangrar, deberás acudir a tu médico inmediatamente para que te indique otros cuidados. Para muchas mujeres, las hemorroides desaparecen después del parto. Si las hemorroides persisten, se podría recomendar un tratamiento quirúrgico. Lo que importa es que encuentres la comodidad y las soluciones adecuadas para que puedas tener una buena calidad de vida y que las hemorroides no te impidan disfrutar de tu embarazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.