En que consiste la ortodoncia

La ortodoncia es una especialidad dentro de la odontología que basa su tratamiento en la colocación de los dientes de manera correcta, las alteraciones de la boca y mandíbula así como, las formas de las arcadas dentarias para la perfecta masticación y que de este modo, se produzca un orden entre la boca y la cara, tanto para el bienestar de salud de la persona como para un fin puramente estético.

Por ello, la ortodoncia es mucho más que aquellos problemas únicamente estéticos, la boca es una parte fundamental del buen funcionamiento del organismo, es la primera fase con la que se encuentra un alimento o bebida, cuando va a entrar en el organismo, por ello hay que saber tratarla y tenerla en perfectas condiciones para su uso.

¿A qué edad es más apropiado este tratamiento?

Lo primero que hay que conocer para prevenir un tratamiento tardío de los dientes, es la edad adecuada para poder llevarlo a cabo. Según la SEDO (Sociedad Española de Ortodoncia Dental), no existe edad especifica que determine cuando una persona debe ponerse en tratamiento odontológico, por líneas generales, lo da la necesidad de la misma bien por molestias o por estética. Lo que sí que es cierto, según especialistas de la SEDO, es que a partir de los seis años de edad, los padres deben llevar a su hijos al especialista para que éste vaya diagnosticando como está resultando la posición de sus nuevos dientes. Sobre los seis- siete años, los niños/as ya comienzan a crecerle los dientes definitivos y es aquí cuando comienzan los problemas.

Ortodoncia alineada

No solo tiene fines estéticos. Alinea los dientes adecuadamente para una correcta masticación.

Lo mejor, es que una vez le hayan nacido todos los dientes definitivos ( a excepción de las muelas del juicio), sobre los 12-14 años de edad, el tratamiento sea inmediato especialmente, porque el aparato para los dientes en casos en los que se ha llevado a cabo en edades adolescentes, supone una vergüenza para el chico/a que lo lleva. Para que esto no pase, lo ideal es ponerlos con edades tempranas.

Tipos de ortodoncias

Para el tratamiento de ortodoncia, existe tres tipos de aparato que son los más utilizados por los ortodoncistas para la corrección de los dientes: los funcionales, removibles y/o fijos. Cualquiera de los tres es efectivo y duran entre un año y medio y tres años, en función del tipo de problemática que tenga la persona que vaya a realizar el tratamiento.

El aparato funcional es aquel que con su sola presencia, modifican la funcionalidad y colocación de los dientes. Estos aparatos, requieren de una gran colaboración por parte del paciente ya que éste debe cumplir con la colocación del aparato siempre que el odontólogo lo quiera para su tratamiento ya que si no, el tratamiento se alargará en el tiempo y no será tan factible como con otro tipo de aparato. Estos aparatos también se utilizan una vez finalizado el tratamiento de ortodoncia aunque se haya realizado con otro tipo de aparato. Permiten que los dientes no se muevan tras el tratamiento.

El aparato removible son aquellos que el paciente se los puede quitar para la limpieza, pero que van sujetos de manera fija a las piezas dentales. A diferencia del funcional, que sólo lo llevan puesto cuando el mismo paciente decide ponérselo, los removibles van siempre sujetos y deben permanecer puestos en la boca, a excepción de cuando se vaya a proceder a su limpieza. Este tipo de aparato se suelen utilizar en pacientes que tienen una mordida cruzada, que su diente no encaja con el de abajo, para movimientos dentarios muy específicos y para la apertura de la boca.

Los aparatos fijos, según la SEDO, son sin duda la mejor elección para el tratamiento de ortodoncia. Son más prácticos, más útiles y más rápidos, aunque para el paciente, estéticamente sea el más feo y el más doloroso. Los fijos, permiten llevar a cabo cualquier tipo de movimiento dentro de la boca (rotaciones del diente, movimientos laterales…), tanto de dientes como de mandíbula. Para que este tratamiento sea efectivo, el odontólogo colocará los llamados braquets, sobre cada una de las piezas dentales, que irán unidos mediante unos arcos. Los seguimientos del odontólogo (mensuales en casos normales y quincenales en otras excepciones), hará ir viendo la colocación de los dientes y la necesidad que el tratamiento requiera, como por ejemplo, apretar los arcos para empujar a la movilidad del diente o incorporar al tratamiento adicional.

odontólogo en consultaEl odontólogo decidirá el tipo de aparato más conveniente para nuestro caso.

La masticación en la ortodoncia

La masticación es una actividad principal dentro del funcionamiento de la boca y de los dientes. Esta es la que permite que el alimento llegue en perfectas condiciones al estómago y que se pueda llevar a cabo una buena digestión del alimento. Existen varias tipos de masticación según la mordida que se lleve a cabo en el proceso. Para el tratamiento de ortodoncia, este hecho es uno de los principales cuando se valora si se requiere del tratamiento o no, de qué tipo de tratamiento y si es necesario la apertura de la mandíbula.

Para una correcta masticación, los dientes de la parte superior de la boca (la parte de arriba), deben quedarse colocados perfectamente una vez se cierre la boca o se realiza el gesto de morder, con su diente correspondiente de la parte inferior de la boca (la de abajo). De esta manera, el alimento quedará triturado en perfectas condiciones para poder efectuar el proceso de masticación.

En el caso de dolor mandibular, dental, de observar modificaciones en sus piezas dentales o cualquier anomalía que le esté impidiendo la correcta utilización de su boca, es aconsejable acudir al especialista odontólogo para que determine el estado de su boca y el posible tratamiento. Los tratamientos dentales son lentos, por ello, es imprescindible acudir al especialista cuanto antes. En cualquier caso, es aconsejable acudir al especialista una vez cada dos meses (si no siente ninguna anomalía antes), para el cuidado de la boca (limpiezas, empastes, cuidado de las encías…) ya que todos estos cuidados previenen de otras enfermedades derivadas del mal uso y cuidado de la boca y de las piezas dentales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.