¿Conoces los peligros del estrés?

El actual estilo de vida, el trabajo tanto fuera de casa como en el propio hogar, los niños, el colegio, las reuniones fuera de hora, la compra, etc., todo contribuye para que cada vez andemos con más prisas y menos tiempo para nosotros mismos, para descansar, pararnos a reflexionar y coger de nuevo impulso para seguir con más fuerza. A todo esto le llamamos estrés.

El estrés no es sólo un sentimiento, no está sólo en tu cabeza… Es una respuesta psicológica real a la amenaza. Cuando estás estresado, tu cuerpo responde. Pero, ¿conoces los peligros del estrés? El estrés tiene consecuencias tanto por dentro como por fuera. A continuación, os contamos cómo es esa respuesta.

Por dentro

  • Enfermedad cardíaca: Aumenta el riesgo de hipertensión y ataques al corazón (y de fumar o sobrepeso que también aumenta el riesgo. Es como un bucle donde una cosa alimenta a la otra).
  • Obesidad: Aumenta el depósito de grasa, especialmente la intra-abdominal, la más peligrosa.
  • Dolores de cabeza: Es un potente precursor de dolores de cabeza, no sólo tensionales sino también de migrañas y jaquecas.
  • Asma: Puede empeorar el asma y el riesgo aumenta en los hijos de padres estresados.
  • Depresión: Aumenta en un 80% el riesgo de depresión en las personas con altos niveles de estrés.
  • Muerte prematura: 63% mayores posibilidades de muerte a una determinada edad que las personas de su misma edad no estás sujetas a estrés.

Por fuera

  • Aumento del acné: Aumenta la aparición de granos y espinillas en personas propensas a sufrir acné.
  • Uñas quebradizas: Las uñas se desgastan quedando frágiles y llegando a quebrarse.
  • Piel seca y sin brillo: Con el tiempo, la piel pierde colágeno, formándose así arrugas y líneas de expresión. El estrés aumenta esta aparición.
  • Pérdida de cabello: Contribuye a la pérdida del cabello así como también la temprana aparición de canas.
  • Rostro cansado: Al afectar al sueño, hace que la piel pierda lozanía y aparezcan ojeras.
  • Envejecimiento acelerado: Por causar micro-inflamación de la piel, la persona que lo sufre puede parecer de 9 a 17 años más vieja que en personas sin estrés.

Sabiendo esto, ¿aún quieres seguir con este ritmo de vida? Practica algún tipo de deporte que te libere de la carga diaria, haz yoga o meditación, ten tu hora diaria de paz al día… Tu salud te lo agradecerá.

Leave a Reply

Your email address will not be published.