10 tés para la salud

Hemos escuchado un sin fin de formas naturales para curarnos de alguna enfermedad, nuestras abuelas tenían un té para cada dolencia. Las décadas pasan y la ciencia avanza, pero la sabiduría popular persiste y se transmite; conoce algunos tés que pueden ayudarte y hazles un lugar en tu alacena.

té

 

1.-Té verde: detiene el tiempo

Es el verdadero rey de las infusiones. Por empezar, esta maravilla verde puede retrasar el envejecimiento. Un estudio reciente, encontró que el té verde no sólo es bueno para el cuerpo, sino también para la mente, ya que impulsa el poder del cerebro, previene el Alzheimer y además mejora la memoria. Se ha comprobado que ayuda a quemar grasas, a bajar el colesterol, a prevenir el cáncer de seno y de próstata, a controlar la hipertensión y las caries y por si fuera poco, aporta vitalidad y disminuye el riesgo de sufrir un ACV.

2. Salvia: para la garganta

Es una hierba fuerte, áspera y seca, aunque con gran fragancia. Fue usada durante siglos como una especia en la cocina y como un remedio tradicional para la ronquera, la tos, y las bocas y gargantas doloridas. También se usa para combatir la inflamación, la indigestión, la sudoración excesiva, mejorar el estado de ánimo y fortalecer la memoria. En la antigüedad, se pensaba que podía prolongar la vida.

3. Té negro: frena la diabetes

Según el estudio, favorece la ingestión y la absorción de glucosa, y protege a las células del daño del paso del tiempo. También ayuda a mantener la buena salud cardíaca, ya que contrarresta los efectos de la comida grasosa; además, baja el riesgo de padecer cáncer, reduce la presión arterial, previene el Alzheimer, fortalece los huesos y gracias a la cafeína que contiene, aumenta el rendimiento cognitivo.

4. Menta: cuida la digestión

Es una de las hierbas aromáticas más populares del mundo. El té se usa para aliviar la acidez, las nauseas, los vómitos, la digestión pesada y los dolores del tracto gastrointestinal, de los conductos biliares y del estómago, y también para curar la diarrea y bajar la inflamación. Las hojas y el aceite de menta se emplean para hacer medicamentos. Es muy utilizada para aliviar el resfriado común, la tos, la inflamación de la boca y garganta, las infecciones de los senos nasales y respiratorios.

5. Manzanilla: antiinflamatoria

La manzanilla romana se utiliza en forma de té a base de sus hojas y flores, para diversos trastornos como la indigestión, náuseas, vómitos, la pérdida del apetito y los gases intestinales (flatulencias). Se prepara una infusión con agua hirviendo y una cucharada de flores u hojas secas, y es otro de los remedios caseros universales. A veces se mezcla la manzanilla con otras hierbas y se toma para combatir enfermedades del hígado y la vesícula, para atenuar molestias de los cálculos biliares, la acidez estomacal, la pérdida de apetito y el estreñimiento.

6. Tila: gran relajante

Es una infusión que se hace con las flores de algunas de las especies del tilo. Tiene propiedades antiespasmódicas y relajantes, muy efectivo para la digestión de personas nerviosas y para disminuir el estrés.

7. Jengibre: para malestar estomacal
Es una hierba que se puede usar fresca, seca y en polvo, o como jugo o aceite. Se emplea para el tratamiento de varios tipos de problemas estomacales, incluyendo los mareos inducidos por el movimiento, las náuseas, los cólicos, el malestar estomacal, la flatulencia y la diarrea. Para aliviar este malestar, prepara esta infusión: pica una cucharada de jengibre fresco y agrégalo a una taza de agua hirviendo, añade miel y limón. El jengibre te ayudará a sentirte mejor por sus propiedades analgésicas, antipiréticas y antibacteriales.
8. Melisa: para dormir bien
También llamado toronjil, es una hierba con aroma a limón. Históricamente, se ha dicho que tiene efectos sedativos y tranquilizantes, que reduce la fiebre y es antibacterial, que es espasmolítica, hipotensiva y aumenta la memoria.
9. Sauco: combate la gripe
Puede aliviar síntomas de la gripe como fiebre, fatiga, dolor de cabeza, dolor de garganta, tos y dolor generalizado, en menos tiempo del que toma curarse la gripe normalmente. Se necesita mayor investigación, según el sitio Natural Standard, pero el té de sauco es un remedio muy popular para sentirse mejor frente a la influenza.
10. Ginseng: anti-estrés y vigorizante
Se cree que el té con esta planta puede ayudar al cuerpo a amoldarse a situaciones estresantes. Se le atribuyen propiedades anticancerígenas, antioxidantes, afrodisíacas y vigorizantes. Se dice que el ginseng puede mejorar la calidad de vida en general.

Leave a Reply

Your email address will not be published.