Blanching, la nueva alternativa del bótox

El bótox es una de las técnicas estéticas más buscadas para borrar las líneas de expresión y todo tipo de arrugas en el rostro. El gran problema que se presenta con esta técnica es la pérdida de naturaliadad y expresividad en el rostro, algo que se ha criticado a muchas famosas actrices que han abusado hasta el punto de parecer inexpresivas en la gran pantalla.

Pero las técnicas avanzan, por lo que hoy ya podemos hablar de algo nuevo, que parece que va a revolucionar el mundo de la estética. Se trata de la técnica del ‘blanching’, que sirve para las pequeñas arrugas más finas del rostro, así como para acabar con pequeñas marcas y darle un aspecto más hidratado a nuestra cara o a otras partes del cuerpo.

 blanching-rostro

Bótox y ácido hialurónico

Hasta ahora las dos grandes técnicas que se utilizaban para terminar con los signos de la edad eran el bótox y el ácido hialurónico. El bótox acaba con las grandes arrugas, pero tiene la gran desventaja de que provoca que el músculo se paralice y así terminamos con un rostro inexpresivo. En cuanto al ácido hialurónico es un compuesto que se inyecta en la capa profunda de la piel y que ayuda a producir más colágeno y a rellenar la zona, rehidratando la piel, pero precisamente tenía el problema de que al inyectarse en capas profundas no era bueno para tratar las arrugas más superficiales y finas, esas que aparecen como primeras arrugas o signos de expresión.

¿Qué es el blanching?

El blanching es una técnica estética que se deriva del ácido hialurónico, y que consiste en realizar microinyecciones en la capa más superficial de la piel. Esta adquiere un tono blanco en un principio, aunque vuelve a su estado normal al poco tiempo, por lo que también tiene la ventaja de que no hay que reposar tras realizarla. Estos ácidos hialurónicos son más elásticos y cohesivos que el ácido hialurónico que se inyecta en la capa más profunda de la piel, lo que permite conservar la expresión y acabar con las pequeñas arrugas al mismo tiempo. Mucha gente puede temer que al tratarse de una inyección tan superficial el líquido pueda encapsularse en bolitas bajo la piel, pero esto no sucede si se aplica de la forma correcta. Debe hacerse en un ángulo de 10 o 12 grados y es una intervención delicada que debe hacer un experto en este tipo de técnicas. Este es uno de los pocos inconvenientes que podemos verle, y es que hay que ponerse en buenas manos para que la técnica resulte efectiva y no tenga efectos secundarios en la piel.

Para qué sirve el blanching

El blanching es ideal para acabar con esas pequeñas arrugas que salen en lugares como el contorno de los ojos. Las patas de gallo y también otras arrugas como el código de barras de los labios o las arrugas que salen en la comisura de la boca debido a las expresiones faciales continuadas son lo que se busca reducir con esta nueva técnica. Es precisamente una técnica ideal para esas personas que están combatiendo las primeras arrugas y no quieren utilizar técnicas más agresivas con el rostro como puede ser el bótox.

El blanching no solamente se usa para las arrugas del rostro. Incluso sirve para atenuar las marcas del acné. También es posible utilizarlo en el cuello, para las pequeñas arrugas que se van formando, o bien en la zona del escote, ya que se trata de una zona con piel sensible y fina. En definitiva es una técnica para las arrugas más superficiales de la piel y que además no tiene efectos secundarios. Se realiza en poco tiempo y al momento ya es posible incorporarse a la vida diaria como siempre.

Leave a Reply

Your email address will not be published.