Explicó que los peritajes que hasta el momento se han realizado aún no revelan cómo murió el vicario, pero agregó que el cuerpo pudo encontrarse luego de las declaraciones de los presuntos responsables.

Sobre ellos, el obispo de la diócesis de Saltillo aseguró que desconoce si eran amigos de Hernández Sifuentes, pero mencionó que no son personas conocidas por la comunidad diocesana.

El sacerdote de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús fue reportado como desaparecido desde el pasado 3 de enero; su auto fue localizado en el municipio de Santa Catarina, en Nuevo León.

La Procuraduría de Coahuila inició una carpeta de investigación por el delito de homicidio.

El cuerpo de Joaquín Hernández Sifuentes será velado este domingo a partir de las 12:00 horas en la capilla del Seminario Diocesana, mientras que el lunes por la mañana se realizará una misa de cuerpo presente en la Catedral de Saltillo.