Plantas nucleares francesas y belgas vulnerables a ataques: Greenpeace

929234La organización ambientalista Greenpeace cuestionó hoy la seguridad en las instalaciones nucleares de Francia y Bélgica, pues consideró que son vulnerables a ataques externos, en particular las piscinas de almacenamiento de combustible gastado.

En un nuevo informe, realizado por expertos independientes y dado a conocer este martes, Greenpeace afirmó que “las centrales nucleares que nos rodean son ‘La Espada de Damocles’” (una alusión al peligro inminente) sobre nuestras cabezas”, por lo que urgió a tomar medidas el respecto.

El equipo de expertos se dijo particularmente preocupado por las piscinas de almacenamiento de combustible gastado porque éstas tienden a contener el mayor volumen de materia radiactiva en una planta nuclear y están mal protegidas

Los especialistas se centraron en la capacidad de estas piscinas para resistir un ataque y descubrieron que son “el talón de Aquiles” de las centrales nucleares francesas y belgas.

Las piscinas almacenan temporalmente el combustible utilizado de los reactores nucleares, ya que después de la irradiación en un núcleo de reactor, el combustible es muy caliente y radiactivo, tiene que ser enfriado en el agua de estos estanques, lo que además proporciona protección contra la radiación.

Después de unos años, una pequeña parte de este combustible será “reprocesado”, mientras que el resto espera una solución final de almacenamiento. Las piscinas pueden contener varias toneladas de esta sustancia radiactiva, quizá dos o tres veces el volumen del núcleo de su reactor.

En caso de un ataque exterior, si una piscina se daña y pierde agua, el combustible ya no se enfriaría y comenzaría un accidente nuclear, pues cantidades masivas de radiactividad escaparían hacia la atmósfera con consecuencias muy graves, explicó.

Aunque el edificio del reactor está equipado con una estructura de contención reforzada, las piscinas de combustible gastado están muy mal protegidas ya que las centrales fueron construidas hace aproximadamente 40 años y “las amenazas identificadas no eran las mismas que las de hoy”, puntualizó.

Indicó que desde los ataques de septiembre de 2001 en Estados Unidos, la situación geopolítica ha cambiado, el clima actual es de tensión y cualquier grupo criminal que tenga la capacidad podría lanzar un ataque que no pueda ser contrarrestado por las medidas de seguridad convencionales.

De hecho, en los últimos años las personas con intenciones criminales “han mostrado claros signos de interés en las instalaciones y actividades nucleares”, por ello el riesgo que se cierne sobre las plantas nucleares no puede ser ignorado por más tiempo, enfatizó.

El operador nuclear de Francia, EDF, debe actuar responsablemente y dejar de poner en peligro a los ciudadanos franceses ya sus vecinos europeos. Se necesitan actualizaciones para asegurar estas piscinas de las centrales eléctricas.

Lo mismo se aplica a las plantas en Bélgica, donde las piscinas de combustible gastado de Doel y Tihange, operado por Engie-Electrabel, están igualmente mal protegidas.

Las centrales nucleares francesas y belgas están bajo amenaza, “esta es una cuestión grave y preocupante. Pero no es una razón para permanecer en silencio”, añadió.

El informe fue presentado únicamente a las autoridades de Francia, Bélgica, Alemania, Suiza y Luxemburgo, debido a que tiene información confidencial sobre la seguridad en las instalaciones nucleares francesas y belgas, por lo que no se hará público.

Leave a Reply

Your email address will not be published.