Tigres derrota a Monterrey y lo deja casi fuera de la Liguilla

Los Tigres de la UANL obtuvieron ayer en su casa una contundente victoria 4-1 ante los Rayados de Monterrey en el primer partido de los cuartos de final del Clausura 2017.

Los tantos de los felinos fueron cortesía de André-Pierre Gignac al 19′ y al 69′ y de Jesús Dueñas al 45′ y al 91′. Por Monterrey descontó Basanta al 91.

Al inicio del partido Monterrey se mostró desinhibido. Antes de que se cumplieran diez minutos de juego, Chará exhibió a los Tigres con un desdoble por derecha y Pabón puso a temblar al público local con un tiro que salió desviado de la portería defendida por Nahuel Guzmán.91.

A la desfachatez de los Rayados, los Tigres respondieron con goles. Al minuto 19 André Pierre Gignac mandó al fondo de las redes una pelota suelta por Hugo González, el portero de los Rayados.

Monterrey recibió el zarpazo e intento responder rápidamente. Al minuto 28 Pabón incursionó por derecha en el área de Tigres y sacó un tiro con un ángulo muy cerrado que salió desviado por muy poco de la portería de Nahuel Guzmán.

Después, al 35 Funes Mori remató con peligro en el área de Tigres en una acción derivada de tiro de esquina.

Parecía que Monterrey retomaba la postura combativa de los primeros minutos, pero como un gato que juega con un ratón, los Tigres volvieron a sofocar las esperanzas de la presa que se ilusionaba de poder vivir.

Al minuto 45 Dueñas, el hérore de mil batallas de la UANL, puso el 2-0 rematando sin marca un centro por derecha de Ismael Sosa.

Con el partido donde le gusta a Ricardo Ferretti, el entrenador de Tigres, los de la UANL dedicaron la segunda parte a administrar la ventaja esperando la mejor oportunidad para incrementarla.

Esa oportunidad llegó al 69, cuando Gignac anotó de cabeza su segundo tanto de la noche, poniendo un 3-0 que pone a los Tigres muy cerca de las semifinales y deja moribundos a los Rayados.

Para colmo de males, los Rayados terminaron con diez hombres por la expulsión al minuto 82 de Aldo de Nigris, quien tenía apenas cinco minutos en el campo.

En tiempo de compensación, Basanta anotó el 3-1 para Monterrey, que parecía darle oxígeno a los Rayados. De nuevo, casi como una burla, los Tigres soltaron de nuevo el zarpazo: Dueñas anotó otra vez poniendo el 4-1.

Los equipos norteños jugarán el partido de vuelta el próximo sábado, en un encuentro en que los Rayados intentarán la empresa de anotar tres goles a la mejor defensiva del torneo.

Comments are closed.