¿Por qué sentimos los efectos de la embriaguez tan rápidamente al beber alcohol?

En 2016, casi 3 millones de muertes en todo el mundo se atribuyeron al consumo de alcohol, incluido el 12 % de las muertes en hombres de entre 15 y 49 años. Sin embargo, el alcohol es un estupendo lubricante social y permite sentir una embriaguez que puede amortiguar el dolor emocional o el estrés.

Por esa razón, a pesar de todo, la gente continúa bebiendo. Además, el efecto de embriaguez es casi instantáneo cuando se bebe. ¿Cuál es la razón de que se tarde tan poco en sentir sus efectos?

Etanol

Alcohol es el nombre genérico de una familia de moléculas de hidrocarburo similares a la gasolina y el gasóleo, pero con dos átomos adicionales, uno de oxígeno y uno de hidrógeno.

Los diferentes alcoholes se distinguen entre sí en función del tamaño de sus moléculas. El alcohol que bebemos para desinhibirnos posee dos átomos de carbono, y recibe el nombre de etanol. Cuando en la etiqueta de una bebida alcohólica pone que hay 13 % (por ejemplo) de porcentaje de alcohol, en realidad nos está indicando cuánto etanol disuelto estamos a punto de consumir.

El etanol es una molécula polar (hay una separación de la carga eléctrica de la molécula). Las moléculas de agua también son polares. Mientras que un extremo de una molécula de alcohol se parece al agua, el otro extremo, la hebra de hidrocarburo, se parece a la estructura de los aceites y de las moléculas de grasa de la membrana que envuelve las céulas del cuerpo.

Y ahí reside la clave de la rapidez en la que nos afecta el alcohol, tal y como explica Mark Miodownik en su libro Líquidos. Sustancias deliciosas y peligrosas que fluyen por nuestras vidas:

Es este parecido el que permite al alcohol eludir las defensas de las membranas celulares y, gracia a que son moléculas pequeñas, colarse por la pared celular del estómago y entrar directamente en el torrente sanguíneo. Aproximadamente el 20 % del etanol que ingerimos cuando bebemos vino atraviesa la pared del estómago y acaba directamente en la sangre, y por eso sentimos los efectos del alcohol casi inmediatamente después de beberlo.

Comments are closed.